Silla de ruedas en Colombia “…fortaleza, y que tus asuntos prosperen!”.

abril 25, 2017

FaceBook(img)-Pieter-Bruegel

Para el pintor Pieter Bruegel, arrastrarse en las rodillas o las nalgas, usar estacas para apoyarse, fabricarse una carreta artesanal para desplazarse, o simplemente esperar la misericordia compasiva de un ayudante para llegar a otra parte, era un asunto cotidiano del siglo XVI, como tendremos que acostumbrarnos en la Colombia del siglo XXI, si defendemos que las todas las sillas de ruedas, son un elemento ajeno a la cartera de salud.

Pieter_Bruegel

En el reverso de la obra “The beggars” que Pieter Bruegel pintó en 1568, hay una leyenda en Flamenco que dice “Cripples, take heart, and may your affairs prosper” – “…fortaleza, y que tus asuntos prosperen!”-, y que refleja el sentimiento de compasión, piedad o lástima que existía, contrario a la dimensión de diversidad, equiparación de oportunidades y derechos humanos que hoy han ganado con gran esfuerzo las personas en situación de discapacidad.

Concebir que la marcha no es una función humana relacionada con la salud, podría asimilarse a decir que otras funciones que nos ponen en contacto con el mundo externo como ver, escuchar o hablar tampoco lo son. La función de locomoción nos permite ESTAR, y que físicamente estemos presentes, de igual manera como lo pueden estar otras personas en un lugar deseado o necesario para encontrarnos: función que se obtiene por la combinación del aparato locomotor, el sistema nervioso y el funcionamiento adecuado de la piel.

La exclusión de sillas de ruedas de alguno de los sistemas de financiamiento del sistema de salud -Plan de Beneficios, Mipres o Servicio Complementario- significa que la forma como se desplazan los cinco personajes de la pintura “The Beggars” -los mendigos-, o el hombre que se arrastra con unos soportes manuales de madera en la obra “La lucha entre el carnaval y la cuaresma”, serán escenas que podríamos ver de nuevo, así como lo pintó Pieter Bruegel.

Figura 2. hombre que se arrastra con soportes manuales “La lucha entre el carnaval y la cuaresma”
https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/1a/Pieter_Bruegel_d._%C3%84._066.jpg

Decir que son “mendigos” es la interpretación que aceptan la mayoría de los análisis de arte, aunque algún crítico más optimista quiso pensar que eran unos bailarines explicando otras razones históricas.
En favor de los términos “mendigos” o “limosneros”, traducido al inglés como “The beggars”, nos hacen notar que la escena ocurre en las afueras de la ciudad o de un hospital como lo dice la página oficial del museo de Louvre . Los personajes centrales de esta pintura están dispuestos en círculo como si estuviesen interpretando algún tipo de acto que llame la atención de los transeúntes y así pedir por dinero, comida o alguna otra dádiva compasiva. Una mujer que camina al fondo de la escena, parece tener un recipiente para recolectar limosna, pero que los mendigos con discapacidad no pueden sujetar porque se aferran a sus estacas o bastones para su locomoción.

Las estacas precarias que usan como prótesis y bastones, dan razones para pensar que no formaban parte del común de la sociedad. Por el contrario, parecen ser parte de una comunidad de excluidos.
En favor de decir que eran “bailarines”, se argumenta que las danzas de la época -Moriskentanzer-, de raices árabicas y celtas, utilizaban cascabeles en las botas y colas de ardillas colgadas de sus capas que adornarían la danza con sonidos y vaivenes. Irónicamente, las estacas o bastones para apoyarse durante sus acrobacias, se usaban en la danza Twiglet que hacían cinco personas de espaldas al centro del círculo.
En lo que no hay duda, es en el tipo de sombreros que usaban y que quizás, Pieter Bruegel con sagacidad dejó para la memoria, indicando quizás que toda la sociedad podría padecer la discapacidad: él los vistió en su pintura con una corona de cartón para el rey, un casco de papel para el soldado, una boina para la burguesía, un gorro para el campesino y la mitra para el ministro de la iglesia.
“Mendigos” o “Bailarines”, lo cierto es que tenían que arreglárselas por sí mismos para movilizarse en estacas, bastones o arrastrándose. Con la silla de ruedas por fuera del Plan de Beneficios en Salud con cargo a la UPC, y sin ningún otro mecanismo disponible para que las personas con discapacidad grave no tengan que asumir el costo completo de las sillas de ruedas, ya nos acostumbraremos a ver escenas similares, sobretodo en las poblaciones de más bajos recursos, que no tienen ni el acceso ni la capacidad adquisitiva para pagarse esta tecnología.
Ya aprenderemos a repetir como dice en el revés de la obra de arte de Pieter Bruegel: “…fortaleza, y que tus asuntos prosperen!”

Encuentra artículos de contenido académico Visita la pagina de la revista Haz click aquí

Información de contacto

Teléfono: (57-1) 6215337

Fax: (57-1) 6350841

Dirección: Calle 94 No. 15-32 Of. 609

Edificio El Portal de la 94

Bogotá - Colombia

Patrocinadores Oro:

  • Patrocinador
  • Patrocinador

Patrocinadores Plata:

  • Patrocinador
  • Patrocinador
  • Patrocinador

Patrocinadores Bronce:

  • Patrocinador
  • Patrocinador

Sociedades Internacionales a las cuales pertenecemos:

  • Asociación Colombiana de Sociedades Científicas
  • Asociación Médica Latinoaméricana de Rehabilitación
  • Federación Internacional de Neurofisiología Clínica IFCN
  • Sociedad Internacional de Medicina Física y de Rehabilitación ISPRM